RSS

Canción triste de un vocal de oposiciones (4). Programación y coordinación TIC.

09 Jul

Jornada n. En la que el vocal reflexiona sobre la importancia de improvisar frente a la de programar, y tiene un minuto de reflexión sobre el insulto a la inteligencia que resulta la justificación del Consejero sobre la reducción de las horas de dedicación a la coordinación en los Centros Tic.

No sé cuantas veces he oído en los últimos días que programar es muy importante, que hay que tener una buena programación para evitar caer en la improvisación (divino tesoro lamentablemente tan denostado). Seguro que muchos preparadores  de opositores (ojo, no he dicho depredadores de opositores) han remarcado hasta la saciedad esa cantinela, que parece que alguien se ha empeñado en que todo futuro nuevo docente tenga clara.

La Consejería quiere que todo el mundo se pase la vida programando, que los ordenadores y AZs se llenen de tochos que no olviden tratar todos los aspectos políticamente importantes. Lo que se diga en la letra pequeña, poco importa, nadie se lo va a leer,  lo que cuenta es que las programaciones del Plan Anual sean cada vez más densas, las de aula también, por qué no. Y mete más datos cada año en la memoria final del Departamento y la Tutoría, y más explicaciones de por qué leches se te ha ocurrido suspender a ese alumno, por escrito, bien detalladas, que aunque nadie se lea todo eso, puede ser una fuente histórica dentro de varios siglos. Y algún estudioso de la Historia de la Educación, posible preparador de opositores del momento, dirá que fuimos la generación que dedicó más tiempo y recursos a la Educación, la que tenía el profesorado más motivado y trabajador, que a juzgar por todo lo que programaba y supuestamente ejecutaba se dejaba el alma en su trabajo.Fuimos la generación que creó Centros Educativos paradisiacos, donde la paz, el bilingüismo, la igualdad de oportunidades, el respeto a la mujer y el laicismo impregnaban el ambiente, y se dotó al docente de las mejores y más innovadoras tecnologías, que permitieron parir la generación que debía salvar al Planeta Tierra del desastre al que se encaminaba.

En fin, dejemos el tema de Historia de la Educación, nº 74 de los propuestos en  las oposiciones de Secundaria Galáctica del 2320, que sólo en ese tema y algún que otro detalle se diferencian de las de este lejano 2010. (Ya me he liado con los tiempos verbales, cachis)….

A lo que iba, que mediante una lluvia de ideas, o una tormenta de floreros, alguien trata de conseguir que el docente y el futuro docente sea consciente de lo malo que es improvisar, y lo necesario que es programar. Sinceramente, yo creo que quien no sepa improvisar en esto de la enseñanza (sí, no hablo del aprendizaje) está condenado a naufragar en los tiempos que corren,  porque la Consejería improvisa de una forma que es imposible programar nada que no haya que trastocar mañana. Que le pregunten a las directivas de los Centros TIC y Bilingües, que a quemarropa descubren que tendrán que replantearse toda la plantilla de un mes para otro. Ya podían haber ido dando pistas desde mediados del pasado curso.

Bueno, aún reivindicando la importancia del improvisar, teniendo en cuenta que programar me gusta, aunque sea a mi forma tan caótica, y que para poder programar necesito unas reglas de juego claras y estables;

SOLICITO

Alguién tenga a bien conceder los altos puestos de la Consejería por Concurso-Oposición. Y que en el temario le dejen bien claro a las personas aspirantes que es importante programar para no caer en la improvisación. A ver si así surge una administración que, mejor o peor, planifique qué coño quiere hacer o qué pollillas puede hacer, y trate de llevarlo a cabo sin bandazos.

Bueno, aunque estoy espeso, cualquiera que esté al tanto del tema enunciado en el título igual puede entenderme. En cualquier caso esto se lo dedico a los dos Coordinadores TIC con los que he trabajado: Tomás y Manolo. Nosotros somos contingentes, solo vosotros sois necesarios…

Anuncios
 
 

6 Respuestas a “Canción triste de un vocal de oposiciones (4). Programación y coordinación TIC.

  1. david ortega

    julio 9, 2010 at 8:41 pm

    La capacidad de improvisación, juanmi, es sin duda la mejor que debe poseer un docente. Ésta, como todas las capacidades, se adquieren día a día, con el trabajo en el aula, conociendo el perfil psicológico de los alumnos, etc. Pero una maldita oposición es como la coreografía de un bailarín. Estás todo el año preparando tu hora y ay de ti si improvisas. Todo es un relato apoyado en la memoria en el que cuesta tanto ser uno mismo…

     
    • manoloizurdiaga

      julio 9, 2010 at 11:49 pm

      ¡Cuidado Juanmi! Como te lea alguno te quita de vocal del tribunal, fíjate tu que disgusto. Lo de los coordinadores TIC no tiene nombre. Pero yo creo que esto se veía venir con lo de la Escuela 2.0. Si Andalucía tenía su modelo de introducción de las TIC en el aula, ¿por qué cambiarlo? Claro, tenemos que regalar portátiles, no vamos a ser nosotros menos que el ZP.

       
      • juanmimen

        julio 11, 2010 at 1:09 am

        UFF, UFF ¿Me podrías explicar en privado, o en público, qué papel ves de la Escuela 2.0 en todo esto?

         
  2. José Luis

    julio 10, 2010 at 12:15 am

    Hola, compañero y colega. También soy vocal de oposiciones. He leido en tu blog tus aventuras con las competencias, uno de los caballos de batalla de nuestros queridos y siempre apreciados opositores, de quienes tanto aprendemos los que estamos al otro lado.
    He elegido la competencia matemática para hacerte la ‘competencia’ y para que sepas que hay otros búhos que se levantan casi de noche, cuando el sol sale por Sierra Nevada a cierta hora. Juego con los números de los minutos de llegada de 2 autobuses, uno de ellos es el 11, el otro ni lo veo porque estoy dormido a esas horas. Sé que a las 08:30 h. empieza el opositor nº1 del día y tengo que estar allí. Será el primero de 12 que hay que escuchar. A lo largo de 10 horas, distribuidas en AM y PM, con parada de 2 horas para comer tengo que escuchar sus disertaciones sobre programaciones de 15 unidades didácticas, de las que les tocará quizás defender la 8ª o la nº2 para 1º, 2º o 4º de ESO. Por supuesto en dichas programaciones habrán invertido XXXX horas, centenares, para optar a un puesto de trabajo tras unas horas y días de pruebas.
    Y yo escucho a todos, y llevo unas 80 páginas de apuntes sobre todos los escuchados. Y luego, junto a los demás miembros otorgo una nota que va de 0 a 10, nota que lleva un porcentaje aplicado al total, y escucho números de decretos reales, y años de los mismos, y conozco cuántas competencias hay, y cuántos opositores, y qué solo unas plazas (X) se otorgarán a los que queden en los primeros puestos. Y sufro por los que se quedan atrás, y por aquellos a quienes les faltarán unas décimas, o milésimas para alcanzar la plaza y por aquellos que no tendrán tantos puntos de baremación porque nunca han trabajado, y aunque tengan una nota elevada en la oposición, no podrán tener plaza.
    Y sufro por mi colega de tribunal, que paga 50 euros diarios en un hotel, que tiene que adelantar hasta el día 16 de julio, y cuya factura se la abonarán dentro de Dios sabe cuántos meses. Y padezco los 40º de temperatura, y desfilan diariamente una media de 6 botellas de agua , y el precio del menú del día, más el precio de botellas, autobuses, teléfonos móviles, taxi, otros gastos, y ya solo queda el último opositor, que tampoco improvisará porque tiene que tener todo programado-como tú dices-y sé que entre los mejores músicos actuales se cuentan los que tocan jazz. Y estos sí que improvisan. Y son las 19:30 h. y hay que poner las calificaciones a cada cual. Y se cierra el día. Y no siento las piernas, y he engordado 2 kilos por estar 10 horas sentado. Y de nuevo tomo el autobús nº ni lo veo, y llego a las 21:30 horas a casa, y no tengo fuerzas ni para ducharme, y tengo que cenar rápido porque quiero ir a la cama a las 12 de la noche porque dentro de unas horas me levanto. Y terminé el curso escolar el día 30 de junio, agotado y sin fuerzas para este encierro. Y sé que el día 16 acabará todo, y entonces, espero descansar, y dormir a pierna sueltya, aunque seguro que soñando con puntuaciones. Un abrazo. estimado Juanmi. Joseba.

     
    • juanmimen

      julio 11, 2010 at 1:03 am

      Joseba. Lo tuyo y lo mío no es de quejarse a sindicatos, es de juzgado de guardia. Igual no hay muchos más vocales en situaciones como la nuestra, igual es que somos quejicas, o tenemos regomello por hacer algo tan importante… Te comprendo, y tiemblo por el lunes que me espera, comenzando a oír exposiciones a las 7.00 y terminando a las 19.30, con dos horas para comer mal y sin mucha gana. El cuerpo acaba hecho una arcallata, pero, ¿y la mente?

      Que nos sea leve…

      Otro abrazo, Joseba.

       
  3. Elevalunas Ecléctico

    julio 10, 2010 at 12:22 pm

    La capacidad de improvisación es un arte que no está al alcance de cualquiera. ¿Abundarán en nuestra administración raperos o músicos de jazz frustrados? ¿Se puede transformar una sesión plenaria en una jam session?

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: