RSS

Canción triste de un vocal de oposiciones (Epílogo)

15 Jul

El vocal necesita quiromasaje, y tal vez fisioterapia.

Jornada última y definitiva… En la que el vocal desborda de gozo porque ha sobrevivido a las pruebas orales y comienza a reflexionar sobre la evaluación final del proceso, habida cuenta que la evaluación inicial y las procesuales fueron de pena.

¡Por fin! Ya puedo decir que lo peor ha pasado. Quedan dos días, uno de papeleos y otro de atención al opositor, que por lo que me dicen que puedo hacer (no decir nada) más bien debería llamarse de ¡Atención! ¡Al opositor! Pero imagino que en esos días, y con un fin de semana por en medio, mi espalda podrá volver a recuperar su posición inicial.

De vuelta a casa a las 17.00, sin comer, y soy el más feliz del mundo. Nada podrá mitigar el alivio que siento, por más que se empeñen los Hados. Nada podrá acabar con mi felicidad. Ni que al salir a las 15.30 haya descubierto que se me ha llevado el coche la grúa. Ni que haya tenido que esperar a pleno sol el autobús que me ha llevado hasta cerca del depósito. Ni los 90 euros que he pagado para retirar el coche, que han tenido a pleno a sol desde las 10.00. Ni los 200 euros de multa, que se pueden quedar en 100 si pago pronto. Ni que al llegar a casa la tenga recién liberada por la cuadrilla de pintores que ha operado en ella esta mañana. Ni que Belén se haya ido y me haya dejado a cargo de la limpieza. Ni que el monillo pelúo esté con sus abuelos en una piscina de verdad y probablemente vuelva dormido. ¡Bah! ¡Menudeeeeencias!

Hoy me siento activo y significativo,

global y transversal,

flexible, integrador,

participativo y motivador.

Hoy me siento

curricular.

(Nota 1)

Vamos, que estoy de puta madre en lo que a mí se refiere, pero inevitablemente algo jodido pensando en tantas personas que han desfilado ante mis ojos de inquisidor en los últimos días. La inmensa mayoría no siente alivio todavía, y muy pocos lo hallarán mañana cuando sepan las notas. Más de el 90% sabrá que su oposición no ha terminado, solamente fuera continuao. Pocos son los elegidos y espero, en lo que a mi conciencia se refiere, que sean de entre los mejores, de entre los que han sabido aprovechar mejor sus virtudes y encubrir sus fallos. Y que haya de todo un poco: gente más bien ilusa y soñadora que cree en los mundos de yupi, cerebritos que se aprenden lo que le eches, buenos vendedores de humo, buenas personas, vividores, sufridores… Por favor, sean quienes sean, que no sean todos iguales, que siga habiendo diversidad en los claustros, que quepa gente de izquierdas y de derechas, del centro y de arriba, de dentro y de afuera, con variedad de acentos, feos y guapos, cuerdos y chiflados… Es lo único que le da vidilla a esta profesión, el cashondeo y el entretenimiento que provoca el tener que volverte loco buscando gente afín a ti, o enemigos con los que mantener continuas batallas queriendo demostrar yo qué sé qué.

Miro mi libreta, ojeo las anotaciones sobre cada opositor y me vienen a la mente algunas caras. Pocas. La mayoría no son de personas que brillaron, predominan las de quienes naufragaron y quisieron que la tierra les tragase en un momento dado. Siempre he sentido más atracción por los perdedores, me generan más cariño. Tal vez es lo único que me ayuda a quererme tanto a mí mismo.

Bueno, empiezo a pensar en tantas cosas que no me han gustado de todo este proceso y creo que las oposiciones me van a joder todavía algunos días más, los que tarde en poner por escrito una reflexión más seria y ordenada sobre el tema. Muchas cosas no me han gustado, pero tampoco tengo claro si puedo mencionarlas, porque igual forman parte del secreto que debo guardar. Que digo yo, una administración  que obliga a guardar en secreto sus actuaciones es que debe tener la conciencia poco tranquila. Ah, ¿que eso es así en todas las administraciones del mundo? Entonces me callo.

De momento, una primera duda me asalta, y no desvelo ningún secreto porque me pregunto algo que no sé. De verdad. ¿Cómo se  designa a los miembros de las comisiones de baremación y de evaluación de los informes? ¿En qué bombo hay que apuntarse? ¿Cuántos días de trabajo les ha llevado corregirlos? ¿Trabajan con aire acondicionado? ¿Cuántas horas al día? ¿Comen en su casa? ¿A qué dedican su tiempo libre? ¿Tienen la espalda echa una mierda de pasarse diez o doce horas al día sentados?¿Tienen el estómago en otra provincia, como yo?

Perdonad la lluvia de ideas, es que me han convencido…

Bueno. Sus dejo.

En el día de hoy, cautivo y desarmado el vocal, han alcanzado los gebollas de Torretirana sus últimos objetivos docentes. La Oposición ha terminado.

Nota 1. Este es el anticipo de mi tercer o cuarto libro, que espero que me cuente para concursos de traslados, publicado por la prestigiosa editorial motrileña “mipollabooks.coooom”, recientemente fundada por mí. En concreto este poema se incluirá en el libro Illo. Pssss. Illo. Cusha, que recopila una serie de tres poemas breves, en versos de arte menor, que abordan desde distintas perspectivas el tema de la no-existencia.

Anuncios
 
 

18 Respuestas a “Canción triste de un vocal de oposiciones (Epílogo)

  1. pedro

    julio 15, 2010 at 8:09 pm

    Me parece increíble que aún te atrevas a poner por escrito ‘una reflexión más seria’. Se ve que yo quedé más tocado por este asunto. Y me quedan secuelas. El martes me enteré que uno de los vocales de mi tribunal murió el año pasado, camino de Granada. Era un catedrático a punto de jubilarse y padecía del corazón. No tuvo tiempo para llegar al merecido descanso, la vida le deparó un descanso definitivo. Dos meses después del final del las oposiciones enfermaba el secretario. Especialista en Contemporánea, como yo mismo, había hecho su tesis sobre la desamortización de Madoz. Un tumor cerebral acabó con su vida, tras 5 meses de fatal enfermedad. A veces me da por pensar sobre quién será el siguiente. Apenas tengo contacto con los dos compañeros que, junto a mi, sobrevivimos a las oposiciones del 2006. Imagínate las ganas que tengo de participar en estos aquelarres…
    Disculpa la extensión del comentario: creo que necesitaba desahogarme. Eran magníficos profesores mis compis y pasamos la prueba sólo con el dolor físico que provocan tantas horas de corrección (lectura en voz alta) y la encerrona (24 aprobados sobre 96 exámenes; 10 plazas). A ratos nos sentíamos vagabundos, perdidos, desorientados. Desde luego es uno de los castigos más crueles a los que nos puede someter la consejería…
    Saludos.

     
  2. juanmimen

    julio 15, 2010 at 8:55 pm

     
  3. pedro

    julio 15, 2010 at 9:17 pm

    Con las cosas del dolor… me olvidé responder a algo que preguntas (no se si retóricamente o no). Los miembros de las comisiones de baremación son seleccionados y propuestos al director general de profesorado y grh por los respectivos jefes de servicio de cada delegación. Lo mismo ocurre con los de las comisiones elaboradoras de informes. Gente de la delegación y profesores, digamos, ‘de confianza’. Hasta donde se es así.

     
  4. juanmimen

    julio 15, 2010 at 9:22 pm

    Gracias, Pedro. Imaginaba que eso no se deja decidir al bombo. Debe ser más importante.

     
  5. pedro

    julio 19, 2010 at 9:54 pm

    No tengo palabras después de la pantomima de la ‘atención al opositor(a)’, con tu presidente desaparecido en combate… Como recuerdo lo que hicimos en 2006 Mario y yo mismo, pues me siento reconfortado. Y eso que Mario nos dejó hace 3 años ya. Pero por lo menos dimos la cara y explicamos los criterios de calificación a los dos aspirantes que se presentaron en el tribunal nº 9 de Gerografía e Historia (Almería). No es por nada, es porque creo en lo que hago y me vanaglorio de ser profesor. Y lo de esta mañana en el IES Padre Suárez es vergonzoso. Felices sueños.

     
    • juanmimen

      julio 19, 2010 at 10:48 pm

      Lo acepto. Yo he podido hablar con tres personas, pero ateniéndome a las instrucciones que me han dado, lo único que he podido decir es: lo siento, hemos tratado de ser justos, o me alegro. Y el caso es que tengo mi libreta llena de anotaciones que podía haber leído incluso…

       
  6. pedro

    julio 20, 2010 at 8:33 am

    Vale. Las instrucciones en nuestro caso se limitaban a no mostrar los exámenes pero si que hicimos uso de las fichas que habíamos elaborado para la prueba escrita y también los criterios de evaluación empleados en la defensa de u.d. y programación (en otra ficha ex professo). No pretendo decir que lo hiciéramos mejor, pero aún así estuve 2 años con remordimientos porque S.B., una profesora gallega que ejerce en Adra (Almería), no aprobó. Y nos tocó a los que si la aprobamos darle las explicaciones (las razones) de su no aprobado (en la defensa). Todo eso del voto colegiado. Paradojas de las oposiciones. Mario qepd llevaba un anecdotario y también había recogido (él era el secretario) los comentarios a las notas en cada apartado, de cada prueba del procedimiento. La media hora que pasamos con S.B. fue una prueba durísima para nosotros, aunque peor lo pasó ella. Estuvo llorando todo el rato, pero al final se calmó. En 2008 se sacó su plaza y sigue en el IES Gaviota de Adra. Entonces perdí mi parte de remordimientos. Y eso pensando que yo si que creía que ella lo había hecho bien y se merecía pasar a la fase de concurso… Haré lo posible y lo imposible también para no tener nada que ver con este asunto. Pero hay otras formas de cerrar los procedimientos y un presidente de tribunal siempre tiene que dar la cara. Además de que existe la objeción de conciencia y si uno cree que es injusto, inmoral, ilegal puede, bajo su responsabilidad, hacer otra cosa. Lo han hecho otros tribunales en este procedimiento.
    No te aburro más, que pases un feliz verano con los tuyos. En septiembre las cosas, seguramente, estarán peor para todos.

     
  7. Laurita

    julio 20, 2010 at 10:14 am

    Hola, Juanmimen:

    Quisiera decirte algo, pero no sé qué decirte.
    Aún no sé si es más complicado estar en tu lado o estar en el mío. Me gusta que sientas simpatía por los perdedores; eso significa que empatizas conmigo.
    Tras sacar la nota más alta en el escrito en mi tribunal y una calificación nada desdeñable en el oral, me quedo fuera…¡¡por tener un 6 en el informe!! DE LOCOS.
    Todavía lo estoy asimiliando. El calor no me ayuda mucho.

    Feliz verano.

     
    • juanmimen

      julio 21, 2010 at 1:08 pm

      Hola Laura.

      No es el primer caso que me cuentan de una nota sorprendentemente baja en el informe (sin posibilidad de entender el por qué) y que determina que alguien se quede fuera.

      En cualquier caso, tu nota en la prueba escrita y en la defensa de la programación no te definen como perdedora, sino como una segura futura ganadora, que espero que en la próxima ocasión tenga su recompensa.

      Me gustaría desearte feliz verano, pero me temo que no serviría de nada ante tu situación.

       
  8. pedro

    julio 20, 2010 at 8:26 pm

    Definitivamente lo último: demasiada cocina si se comparan las notas de los diferentes partes de la oposición. Demasiada similitud en las notas de cada aspirante. Demasiado sospechoso es el evaluar con las notas delante y sabiendo quienes tienen, o no, informe. Si podéis dormir tranquilos pues mejor. A la vista de cualquiera están los resultados de los otros tribunales de la especialidad… Algunos ya t

     
  9. pedro

    julio 20, 2010 at 8:29 pm

    tenemos años y hemos sufrido derrotas, aprobamos y hasta evaluamos. Quiera Dxxx que no tenga que coincidir con tus colegas de tribunal jamás en la vida. Especialmente con el presidente que ha gestionado la cocina. Menudo papelón el suyo. En fin, tu te los has pasado mal pero un montón de aspirantes no terminan de comprender esas, digamos, ‘similitudes’ entre las notas. ¡Serán desconfiados!

    Saludos malgré tout!

     
    • juanmimen

      julio 21, 2010 at 12:33 am

      Mira Pedro.

      Aunque tú tienes tu imagen de cómo ha sido la cosa por dentro, basada ciertamente en experiencias reales, y tal vez en parte te aproximas a la realidad, creo que en gran parte has desenfocado tu imagen.

      La similitud en las notas de cada aspirante, si miras los resultados con detenimiento, no es cierto.

      ¿Que mediatice saber las notas del escrito? Pues puede ser que afecte al subconsciente de cada uno, pero te puedo asegurar que en mi tribunal nadie ha actuado siguiendo premisas ni recetas. Lo creas o no, eso no lo habría podido consentir.

      ¿Qué influya saber quien tiene informe? En mi tribunal, si eso ha influido ha sido en el fuero interno de cada persona, tampoco he sentido ninguna presión para actuar de un modo u otro. En lo que a mí respecta, y sabiendo que mi criterio es discutible, entre las diez mejores defensas de la programación había un 50% de personas con informe y orto 50% sin informe.

      Coincide en mi tribunal que las mejores defensas orales se correspondían en el caso de los opositores sin informe con una mayoría de buenas calificaciones en el escrito (no todos, si se mira bien). Y no sé hasta qué punto puede ser un arrastre incosciente de conocer la nota previamente o la prueba de que se trata de una persona que ha preparado a conciencia todas las fases de la oposición.

      De los otros tribunales de la especialidad, te reconozco que no tengo ni idea. Mi sensación personal es que en mi tribunal hemos tratado de ser justos, y que en todos los casos hemos tratado de evaluar en positivo, no buscando un fallo que enfatizar, sino un acierto que destacar. Intentando valorar lo que los nervios dejan transmitir, y no teniendo en cuenta gazapos que todos sabemos que se deben a los nervios.

      Al final, hay personas que en media hora te transmiten con ilusión cómo se plantean la educación, personas que te transmiten sin pasión una perfecta información y personas que desde que cruzan la puerta se sienten y actúan como víctimas propiciatorias, como si se dieran por suspensos antes de empezar.

      Ojalá en cada prueba oral hubiera habido un público asistente neutral que pudiera opinar. Yo, los 10 que he puesto (varios) han sido para personas que me han hecho sentir que me gustaría tenerlos de compañeros de departamento, además de haber hecho exposiciones impecables desde el punto de vista formal.

      Dormir bien, todavía no puedo. Porque aún tratando de haber sido justo pienso que este sistema deja la puerta abierta a demasiadas injusticias, y que yo, aun sin saberlo, haya colaborado en alguna.

      Sé que se queda fuera un buen puñado de magníficos profesionales, algunos de los que me encantaría tener de compañeros, y quiero tener fe en que a la próxima lo conseguirán, porque la madera está hecha para arder.

       
  10. pedro

    julio 21, 2010 at 7:30 am

    Juan Miguel no pongo en duda la honradez de nadie. Quiero que eso quede claro, por si hubiera algún atisbo de duda al interpretar mis palabras. Ese no es el problema. Tampoco entro a valorar las intenciones, que de seguro son las mejores para el sistema educativo, etc. Pero yo me he tomado la molestia de mirar los resultados de todos los tribunales de Geografía e Historia de Andalucía, uno a uno. Y me reitero en la correlación de notas que se da en el 22. Y esto no se repite en ningún otro.
    Mi experiencia fue dolorosa durante y después del proceso. Ya dije lo que ocurrió con mi compañero secretario (y como hace unos días me enteré del fallecimiento de un vocal). Pero sin duda lo que me marcó más fue atender a la profesora que suspendimos, colegiadamente eso si, en la defensa. Al menos le dimos todas las explicaciones que se pueden y se deben dar. Y a nosotros no nos influyó nada el resultado del examen escrito, que era eliminatorio, ni los ‘antecedentes’ de cada aspirante. De hecho comenté a mis compañeros de tribunal que en la fase de concurso se habría de decidir el procedimiento. Así fue. Con el borrón de S.B., que ella se encargó de limpiar en las oposiciones de 2008. No he coincidido con la profesora S.B. después, pero creo que a mi personalmente no podrá recriminarme nada. Por más que durante dos largos años estuve padeciendo remordiimientos a cuenta de pensar que, como presidente, debería haber hecho algo más (pensaba entonces y pienso hoy que aquello, no darle al menos un 5, era objetivamente injusto). En fin, me comprometo a no escribirte nada más sobre este lío. Y reiterarte que no es una cuestión de honestidad sino más bien de ‘metodología’.

    Saludos y salud.

     
    • juanmimen

      julio 21, 2010 at 12:55 pm

      Gracias Pedro, por la aclaración y por la información, porque intuyo que eres una persona seria, competente y honesta y que lo que dices parte de un análisis riguroso de la información que tienes.

      Tengo que darte la razón en una cosa: independientemente de la honestidad de cada tribunal, la metodología, al no fijar algunas cuestiones, deja la puerta abierta a que la sergunda fase de la prueba se vea contaminada por el resultado de la primera. También afecta a que los antecedentes de cada opositor (informe o no) puedan condicionar de un modo u otro las calificaciones, aún sin intencionalidad (al menos por mi parte).

      Pienso que todo esto se podría evitar de un modo sencillo, sin afectar al coste de la oposición para la Consejería dividiendo el trabajo en cada fase de la oposición: 5 personas que corrigieran los exámenes escritos con 10 días de plazo para hacerlo a conciencia y de un modo más meticuloso, y 5 personas que paralelamente estuvieran corrigiendo las pruebas orales. El dinero y el trabajo se repartirían mejor, con jornadas más humanas para tribunales y opositores y la independencia de cada fase de la prueba quedaría más clara.
      En fin, no corresponde a simples profesores decidir estos temas, y quien los organiza sabrá por qué los plantea de este modo tan inhumano y abierto a suspicacias.

      Te agradezco tus reflexiones y tus críticas, por el respeto con que las has expuesto y porque me has dado razones para pensar y tomar conciencia de mis fallos.

      Salud y gracias.

       
  11. V.

    julio 26, 2010 at 3:17 am

    Hola Juan Miguel!
    Este año he sido opositora de Geografía e Historia del Tribunal número 22 de Granada………jeje, no sabes cuánto me alegro haber encontrado este blog. Casualidades de la vida!!
    Mi caso es particular pero ante todo quiero decir-será porque estoy en este lado del camino-que tengo muy claro que nuestro lado, el de “los perdedores” es el peor. Está claro que una vez que entras hay grandes problemas y retos que superar pero desde aquí está todo más negro. Levantarse cada día sin saber qué hacer, decidir opositar pq realmente te gustaría dedicarte a eso, te gustaría y serías capaz de hacerlo…; encerrarte durante tanto tiempo dedicando los mejores años única y exclusivamente a una meta: estudiar. Y el fracaso, ahora qué? Es duro ser profesor, no lo dudo –absolutamente inhumana la jornada del tribunal vamos!!tantos años de lucha sindical para esto-…; pero más duro es no tener un camino que seguir en la vida. La soledad del opositor. Sentir que ha llegado el momento crucial y, ante ti, el reto. Ver pasar los mejores años, los mejores planes, los mejores días…, sacrificar el mejor tiempo y no llega tu oportunidad. Preguntarte si merece la pena, si lo conseguirás… Sentirte como un deportista de élite ante la meta jurándose no abandonar. Sentir la soledad del silencio y la impotencia de la derrota. Sacar fuerzas de donde ya no quedan y vuelta a empezar…
    Como decía mi caso es particular, soy gallega y pese a tener una muy buena nota en Galicia el baremo me hundió y con él mis posibilidades de trabajo. La crisis hizo el resto. Con mi nota en otros años hubiera trabajado pero ahora ya no. En Galicia las bajas NO se cubren. En Galicia las listas NO se mueven. Y, ante la ausencia de opo, decidí lanzarme a la aventura en Andalucía. La cosa empezó mal. Supuesto destino Sevilla. A pocos días del examen escrito aún no habían salido tribunales y sedes definitivas. Un cero en organización. Reservo en Sevilla. A una semana del examen me dan Granada. Me armo de valor con la frase “Quien no vio Granada, no vio nada” y cambio todo. Todos sabemos que esto es una lotería. Y da igual que me hubiese pasado más de un año encerrada sin hacer otra cosa que estudiar, estudiar y estudiar, además de soñar con Andalucía, con el sur y con cambiar mi vida de una vez por todas. La bolita no quiso caer. Y, al igual que el otro año lo bordé, este no pudo ser…, un fracaso (aunque aprobé, todo hay q decirlo). Pero no me siento una fracasada. Hice la segunda parte porque sí, para ganar experiencia que nunca está de más, porque ya tenía casa en Granada todo el mes y aunque me moría de ganas de volver –los 42 grados acabaron conmigo- rendirme y tirar la toalla no va conmigo. Es decir, no había nada que hacer, pero por lo menos iba a acabar lo que había ido a hacer allí. Y yo sabía que tenía la segunda parte currada, por lo menos que conocieran a la persona que se la había currado aunque el examen escrito me hubiese ya sentenciado. De las dos veces que me he presentado nunca he entrado sintiéndome perdedora, al contrario, tienes que sentirte el rey del mundo, aunque luego las cosas no salgan como esperamos, es necesario intentarlo. Y así fue, y ese es el motivo de que te escriba. Hice mi exposición y tres miembros de los 5 del tribunal me felicitaron. Lo flipé. No porque mi trabajo no lo mereciera, que sólo yo sé cuántas horas de mi vida estaban allí metidas, sino porque no sé si es algo común en Andalucía que un tribunal felicite a alguien, desde luego en Galicia no lo he visto jamás, ni en mi corta experiencia ni en la larga experiencia de varios amigos, conocidos interinos. Jamás. Dudando acerca de si eso sería algo común y carecía de importancia me fui de allí en una nube de felicidad. Por qué?? Porque aunque sabía que no tenía opciones, tres fulanos que no me conocían de nada me habían felicitado, les había gustado mucho lo que yo había hecho, mucho. Tres personas que se dedican a esto habían reconocido mi trabajo, habían reconocido todos y cada uno de los meses, de los días, de las horas que yo había dedicado a esta ilusión…, y eso me hacía pensar, “coño, a lo mejor sirvo para esto! Coño, a lo mejor, aunque no cayera la bolita y aunque la crisis paralice todo…, a lo mejor no debería dejarlo”…
    Eso me dio fuerzas, muchas fuerzas a la hora de pensar en el futuro, aunque se presente gris y oscuro. Tengo que decir que tuve una muy buena nota, pero que al día siguiente cuando salieron las notas, la chica que me seguía en las listas había sacado casi dos puntos más en esa parte. Ahí ya me rayé y me empecé a preguntar qué había hecho mal y ahí si te digo que hubiera matado por tener tu famosa libreta jajaja y saber qué puntos me faltaron por decir, en qué debería haber insistido más… No sé, quiero pensar que la nota del primero, aunque como dices fuese inconscientemente, condicionó en parte el resto, porque si no es así la verdad es que no sé qué falló. Me rayo demasiado con eso.
    En fin, sea como fuere, quiero agradecerte la fuerza que me diste aquel día, de verdad, mil gracias por una fuerza increíble para seguir luchando que no te puedes imaginar, porque tú fuiste uno de los 3 que me felicitaron aquel día  Quizás sí que valgo para esto…
    Ojalá tuviese forma de agradecerle también al secretario del tribunal, Jairo creo q se llama, que me hizo sentir también genial, con una ilusión tremenda pero creo q no tiene blog q yo sepa jaja. Sois de los mejores recuerdos que me llevo de Granada, LO DIGO DE CORAZÓN.
    Me quedo, además, con dos frases tuyas que me han llegado “la madera está hecha para arder” y “no una perdedora, sino una segura futura ganadora”. Ojalá algún día tenga la suerte de trabajar con gente como vosotros. Perdona por toooooda la parrafada pero no he podido evitarlo!
    Biquiños desde Galicia (a 23º ayyyys qué gustito)!!

     
    • juanmimen

      julio 26, 2010 at 11:10 pm

      Hola V.

      Me alegro de que pese a estas oposiciones (los kilómetros, los cambios Sevilla-Granada, el calor, el mal resultado en la prueba escrita…) tengas clara tu vocación y no le hayas tomado odio a esta tierra.

      El hecho de que te felicitaran varios miembros del tribunal no ha sido excepcional en nuestro caso, aunque tampoco demasiado frecuente. Son cosas que a veces te salen del alma porque te han dicho que poca cosa más podrás decir sobre su examen. Tampoco es algo acordado, y a veces se te escapa el opositor sin casi un adiós (porque hay que mear, encerrar a otra persona, sacar a un encerrado…).

      En cuanto a lo de que algún día “tengas la suerte de trabajar con gente como nosotros”, cambia el sujeto. La suerte sería para mí trabajar contigo tu unidad sobre la Segunda Guerra Mundial: tan completa, tan correcta de cara la inspección, tan ajustada a todo lo que se pide….; pero, sobre todo, tan creíble y lllena de buenos recursos bien meditados, no de adorno.

      Estoy seguro de que más pronto que tarde tendrás que presentar esa unidad, u otra, a un grupo de alumnos. Y también estoy seguro de que van a disfrutar, y a aprender, contigo.

      Buen verano, dentro de lo que cabe.

       
  12. V.

    julio 27, 2010 at 1:34 am

    jajaja Te di demasiadas pistas : ) Muchísimas gracias, otra vez. No sabes cuánto se agradecen esas palabras. Nunca podría odiar una tierra como la de Andalucía, representa para mí demasiadas ilusiones. Tienes una ciudad preciosa. Aunque la mía tb lo es, aún estás a tiempo de hacer el Camino : ) Buen verano a ti tb, nos lo hemos ganado. Biquiños mil

     
  13. alejandra

    mayo 11, 2011 at 9:54 pm

    Muchas gracias por compartir vuestras experiencias. Hoy he sabido que soy vocal suplente. He vivido las oposiciones desde el otro lado y no me encuentro en el grupo de los “vencedores” precisamente, perp me he presentado voluntariamente. Por razones económicas necesito trabajar. Si finalmente participo en las oposiciones, os cuento cómo ha ido.
    Saludos

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: